Un año después del levantamiento popular en Nicaragua, Ortega retoma el control

Hace un año, el gobierno de Nicaragua estaba al borde del colapso.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega estallaron en todo el país el 18 de abril de 2018 después de que el gobierno aprobara calladamente un impuesto sobre los cheques de pensiones de los jubilados. Los manifestantes bloquearon carreteras y vías principales, lo cual paralizó la economía nicaragüense.

Ya para mayo de 2018, el 70% de los nicaragüenses querían que Ortega –quién se enriqueció de manera asombrosa durante el tiempo que lleva gobernando el país más grande de América Central– renunciara.


Read more: One year after Nicaraguan uprising, Ortega is back in control


“Ésta no es una mesa de diálogo”, le dijo el activista estudiantil Lesther Alemán a Ortega durante una negociación televisada con el gobierno en mayo de 2018. “Es una mesa para negociar su salida y lo sabe muy bien porque el pueblo es lo que ha solicitado”.

Hoy, el presidente Daniel Ortega tiene el control nuevamente. Alemán y cientos de otros líderes de la oposición huyeron del país. Y al menos 50.000 nicaragüenses, incluyendo decenas de reporteros, han escapado a países vecinos.

Con la excepción de incidentales protestas –todas sofocadas de forma rápida y violenta– la “primavera tropical” de Nicaragua ha perdido su ímpetu. ¿Qué pasó?

El autoritarismo electoral de Ortega

Soy un académico estadounidense que ha investigado la política nicaragüense durante años. Cuando el caos político obligó a mi familia y a mi a abandonar Managua en junio de 2018, estaba casi seguro de que los días de Ortega estaban contados.

En una sociedad democrática, quizás yo habría tenido razón. Desde 1985, el 70% de todos los presidentes latinoamericanos elegidos democráticamente que enfrentaron protestas callejeras sostenidas de forma similar se vieron obligados finalmente a abandonar el cargo.

Ortega ha desafiado estas probabilidades al convertirse en el tipo de caudillo contra el cuál se rebeló y se convirtió en un héroe de la Revolución Sandinista de Nicaragua en 1979. Usando la represión calculada para aplastar la disidencia y la retórica antiimperialista para desviar la culpa, Ortega ha fortalecido su control del poder.

Éste es el tercer mandato consecutivo de Ortega como presidente y la quinta vez que gobierna Nicaragua. Llegó al poder por primera vez en la década de 1980 como jefe de la junta gobernante de la revolución sandinista y, en 1985, fue elegido presidente.

En 1990, Ortega perdió ante Violeta Chamorro, quien dio paso a 16 años de gobierno conservador en Nicaragua, un país que tienda a inclinarse hacia la izquierda. Ortega volvió a ocupar el cargo en 2007.

Ortega con su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. Reuters/Oswaldo Rivas
Desde entonces, Ortega ha concentrado sistemáticamente el poder en el poder ejecutivo, llenando la Corte Suprema de militantes del partido, reprimiendo la libertad de prensa y, en 2014, aboliendo los límites del mandato presidencial.

En 2016, Ortega ganó su tercer mandato consecutivo con más del 70% de los votos y nombró a su esposa, Rosario Murillo, como su vicepresidenta. Pero apenas el 30% de los votantes nicaragüenses se presentaron a votar ese año, la primera señal de que la popularidad de Ortega estaba disminuyendo.

Quince meses después, miles de manifestaciones antigubernamentales casi lograron derrocar su régimen.

‘Me querían vivo o muerto’

Ortega ha movilizado todo el poder del estado nicaragüense –un gobierno que construyó desde cero a su gusto– para sobrevivir.

El régimen ha enviado a la policía antidisturbios y paramilitares afines al gobierno a golpear, disparar, aterrorizar y arrestar a los manifestantes. Algunos presos políticos han sido liberados, pero cientos aún permanecen encarcelados. Allí, según los disidentes, han sido torturados con ahogamiento simulado, descargas eléctricas y agresiones sexuales. Muchos reportan haber sido forzados a grabar videos auto incriminatorios.

Después de que Lesther Alemán, de 20 años de edad, se enfrentara a Ortega en la televisión nacional en mayo del año pasado, le empezaron a llegar las amenazas de muerte, lo cual lo obligó a esconderse y, finalmente, a exiliarse. Alemán sostiene que el gobierno ofreció 50.000 dólares por su captura.